Devoción al Santo Rosario
A Jesús por María...




Visite nuestros sitios amigos haciendo click en los íconos.

        
        
     Lugar de Encuentro de
     los Católicos en la Red



                     
     Sitio Oficial del Año de la Fe


                
     Sitio Oficial del Vaticano


        EWTN RED GLOBAL CATOLICA 
          Red Global Católica







    

¿Qué es una advocación mariana?


Encontrar el origen etimológico de la palabra advocación nos lleva irremediablemente a recurrir al latín y es que en dicha lengua se encuentra el término del que procede aquella. Nos estamos refiriendo a advocatīo.

Una vez determinado su origen tenemos que subrayar que el concepto que nos ocupa cuenta con varios significados. No obstante, el más generalizado y común respecto a su uso es aquel que lo define como la protección o tutela que, un santo o una divinidad en concreto, lleva a cabo sobre instituciones o comunidades que llevan su nombre.

La advocación es una fiesta o celebración religiosa. En términos generales las advocaciones tienen como fin servir de identificador de un lugar, mensaje o característica específica a la hora de rezar o recordar a alguien o a algo sagrado. Las advocaciones se asocian casi siempre con el cristianismo, y más específicamente con el catolicismo.

En el catolicismo, una advocación mariana es una alusión mística relativa a apariciones, dones o atributos de la Virgen María. La Iglesia Católica reconoce innumerables advocaciones en torno a la figura de la madre de Jesús, a las cuales se rinde culto de diversas maneras.

Existen dos tipos de advocaciones:

 

  • Las de carácter místico, relativas a dones, misterios, actos sobrenaturales o fenómenos taumatúrgicos de la Virgen: la Anunciación, la Asunción, la Presentación, etc.
                                                                      
  • Las apariciones terrenales, que en muchos casos han dado lugar a la construcción de santuarios dedicados a la Virgen: Virgen del Pilar (en Zaragoza, España) Virgen de Lourdes (en Lourdes, Francia), Virgen de Fátima (en Fátima, Portugal), Virgen de Guadalupe (en la Ciudad de México, México), Virgen de los Angeles ( en Cartago, Costa Rica) etc.
                                              
Las advocaciones marianas se suelen nombrar con las fórmulas “Santa María de”, “Virgen de” o “Nuestra Señora de”.

Aunque el nombre sea diferente en cuanto al atributo relativo a la Virgen María siempre se refiere únicamente a ésta, así se haga mención de varios nombres en un mismo momento, la instancia es la misma, la Virgen María.

 

© 2014 Devoción al Santo Rosario